Tratamientos corporales

La piel es el órgano más extenso de nuestro cuerpo.  Se trata de un recubrimiento que, en el caso de los seres humanos, se compone de una capa exterior (denominada epidermis) y de otra interior (que recibe el nombre de dermis). Su función es la de protegernos y aislarnos de los agentes externos. Por esta razón, la piel corporal, requiere de cuidados que a veces no le proporcionamos y eso se refleja en un aspecto dañado. Una piel deshidratada, áspera al tacto y que se descama con facilidad está reclamando una reparación.